48 horas en Palma: tierra de poesía y luz

Publicado el 

48 horas en Palma: tierra de poesía y luz
Nuestro favorito

La trotamundos Alice Roman disfruta de una escapada de 48 horas a Palma de Mallorca y nos desvela su recorrido y sus lugares favoritos, acompañada de las palabras de George Sand y del círculo de quintas de Frédéric Chopin.

48 horas en Palma: tierra de poesía y luz

El encanto de la piedra en la Posada Terra Santa

Primer día, 12:30 – Qué gusto pasear con mis sandalias de cuero por las brillantes baldosas del suelo del aeropuerto. Llevo mucho tiempo soñando con estas playas de arena blanca y aguas cristalinas y con las huellas de mis pies descalzos que el mar va borrando. Solo me separan unos minutos en taxi de la Posada Terra Santa. Oculta en el centro histórico de la ciudad, esta mansión del siglo XVIe me invita a disfrutar de una estancia en un elegante apartamento privado escondido tras piedras centenarias.
Impaciente por descubrir este antiguo puerto tan codiciado en otro tiempo por romanos, vándalos y vikingos, lanzo mi maleta sobre una cama blanda y mullida. Meto durante unos segundos los dedos de los pies en la piscina climatizada de la terraza del hotel, desde la que puedo distinguir la silueta de la basílica de Sant Francesc y la catedral de Santa María.

Posada Terra Santa
Carrer de la Posada de Terra Santa, 5
07001 Palma de Mallorca
+34 971 21 47 42
www.posadaterrasanta.com

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

48 horas en Palma: tierra de poesía y luz

Su majestad la catedral de Santa María

17:30 – Esta colosal catedral, una obra maestra de estilo gótico, es el resultado de casi cuatro siglos de trabajo: 44 metros de altura bajo la bóveda, 121 metros de largo y 55 metros de ancho. Por orden del rey de Aragón, Jaime Ier  el Conquistador, su construcción comenzó en 1229 en el lugar que ocupaba la gran mezquita de Madina Mayurqa. La catedral de Santa María, consagrada 117 años después, fue terminada por el artista mallorquín Guillem Sagrera a mediados del siglo XV,e.
Más tarde, a principios del siglo XX,e el arquitecto catalán Antoni Gaudí acometió su restauración.
El majestuoso edificio domina toda la bahía de Palma y, cuando el día se oscurece, revela todo su esplendor a los habitantes de la ciudad. Contemplando la belleza con la que el edificio se alza más allá de las fortificaciones medievales, termino mi visita en un silencio religioso.

Catedral de Santa María de Palma de Mallorca
Plaça de la Seu
07001 Palma de Mallorca
+34 902 02 24 45
catedraldemallorca.org

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

48 horas en Palma: tierra de poesía y luz

Un baile real en la Almudaina

18:30 – El palacio real de la Almudaina, situado frente a la Seu, adoptó su forma actual en el siglo XIII,e en el lugar que ocupaba un alcázar árabe. Tras la fundación de la Palma romana en el año 123 a. C., aquí se construyó en el siglo Xuna fortaleza transformada en residencia real durante el califato omeya de Córdoba. Desde su remodelación en el Renacimiento durante el reinado de Felipe II, este majestuoso edificio alberga la residencia oficial de los reyes de España durante sus estancias en las Islas Baleares.
La ciudadela, todo un símbolo que condensa la historia de Mallorca, domina la ciudad tras frondosas palmeras, en un estilo entre arte mudéjar y arquitectura gótica levantina. Lanzando una última mirada por encima de mi hombro, me alejo del monumento a paso lento, atraída por los aromas del Sumaq.

Palau de la Almudaina
Carrer del Palau Reial, s/n
07001 Palma de Mallorca
+34 971 21 41 34
www.patrimonionacional.es

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

48 horas en Palma: tierra de poesía y luz

Sumaq, la unión entre Perú y Japón

20:00 – Dejo la Plaça de la Seu, decidida a subir a la parte alta de Palma. Originaria de Cuzco, la capital inca en la cordillera de los Andes, la chef Irene Gutiérrez se ha convertido en la embajadora de la gastronomía «nikkei» en Mallorca. El ceviche, deliciosa herencia de la inmigración japonesa en Perú a finales del siglo XIX,e adopta una nueva dimensión con salsa de soja, sésamo o wasabi para equilibrar la acidez del limón verde.
El Sumaq, escondido en el barrio de Santa Catalina, ofrece distintas variantes y deliciosas combinaciones en torno al plato nacional peruano. Con una buena copa de Verdejo, me lanzo a degustar la secuencia de ceviches de pescado después de una causa de pulpo al olivo, un tomate relleno de patata, aguacate y pulpo napado con una crema de olivas peruanas. Contenta, regreso a mi habitación al caer la noche.

 

Sumaq
Carrer de Cotoner, 44
07013 Palma de Mallorca
+34 696 52 67 58
restaurantesumaq.com

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

48 horas en Palma: tierra de poesía y luz

Más allá en el Castell de Bellverr

Segundo día, 07:30 – Desde el Bosc de Bellver, el castillo del mismo nombre vela las tranquilas noches de Palma, que solo el oleaje se atreve a perturbar. Apuro mi taza de café con leche y me marcho discretamente del hotel. Empiezo a subir la colina de pinos en la que se alza majestuoso el Castell de Bellver.
El edificio, una impresionante fortaleza circular gótica, fue la residencia de Jaime II de Mallorca después de firmar la paz entre su reino y la corona de Aragón en el siglo e XIV. A solo unos kilómetros del centro histórico de la ciudad, el castillo es ahora un museo de arqueología, pintura y numismática, formado por un torreón, un inmenso patio de armas de dos plantas y un segundo espacio construido en torno a un pozo bajo la atenta mirada de las estatuas romanas, obsequio del cardenal Antonio Despuig y Dameto.

Castell de Bellver
Carrer Camilo José Cela, s/n
07014 Palma de Mallorca
+34 971 73 50 65
www.palma.cat

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

48 horas en Palma: tierra de poesía y luz

Armonía primitiva en la Serra de Tramuntana

10:00 – Los turistas rezagados comienzan a adueñarse del castillo y se amontonan bajo sus arcadas de piedra. En busca de la Mallorca campestre y salvaje, continúo mi excursión unos kilómetros hacia el oeste. El viento del norte barre el Golfo de León y sopla con fuerza en la Serra de Tramuntana. Esta zona única, que culmina a unos 1500 metros de altura, está repleta de especies endémicas y sus intensas precipitaciones contrastan con el clima árido de la isla.
De momento no llueve y deambulo por los senderos señalizados del GR 221. Me cruzo con multitud de excursionistas por la zona del Puig de Massanella y de Galatzó. Los marcados músculos de sus muslos revelan la dificultad del camino, pero su sonrisa no puede esconder la euforia que les invade a cada paso que dan.

www.conselldemallorca.net

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

48 horas en Palma: tierra de poesía y luz

El mercado de Inca, salvaje y refinado

12:30 – Vuelvo a encontrar la civilización mallorquina en el centro de la ciudad de Inca, una localidad cuyo nombre proviene de la época de la dominación árabe. Allí descubro el monasterio de Sant Bartomeu, el antiguo convento de Sant Domingo y la iglesia de Santa María la Mayor. El famoso mercado cubierto de la ciudad va a cerrar pronto. Paseo entre los puestos de figuritas y joyas artesanales y hago una parada en una bodega transformada en restaurante.
Aprovecho la ocasión para degustar algunas delicias mediterráneas. Me quedo un buen rato explorando una de las tiendas de marroquinería que dan fama a la localidad de Inca. Me pierdo entre las chaquetas, los bolsos y demás accesorios de piel, que me hechizan con su delicioso aroma.

Marché d'Inca
Avinguda Gran Vía Colon
07300 Inca
+34 971 50 57 45

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

48 horas en Palma: tierra de poesía y luz

Fornalutx, de roca y herrumbre
15:00 – Antes, cuando estaba en el mercado, hablé con una muchacha que, con un francés chapurreado y a la vez encantador, me dijo que no podía marcharme sin visitar uno de los pueblos más bonitos de España.
Fornalutx es una aldea medieval hecha totalmente de piedra, encaramada en una colina al norte de Mallorca. Con mi vestido largo de flores, me pierdo entre las casas típicas de sus callejuelas escarpadas, me refresco con el agua dulce de fuentes centenarias y recorro sigilosamente sus calles de adoquines de tonos ocre y miel. Este pueblo auténtico y pintoresco cautiva a todo el que lo visita. Con los ojos como platos, me acerco lentamente a Ca n'Arbona, el actual ayuntamiento y, me detengo boquiabierta ante la belleza de las antiguas casas señoriales como Casa d'Amunt, Bàlitx Inn, Ca'n Xandre, Ca'n Ballester y Ca'n Bisbal.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

48 horas en Palma: tierra de poesía y luz

Con ganas de comer en El Tapas de Flanigan

17:00 – El corazón de agua y piedra de Palma de Mallorca late con fuerza y las calles se llenan de gritos de niños y alegres charlas. La cocina abierta de El Tapas de Flanigan emana un fascinante aroma catalán que, desde el Passeig Mallorca, me atrae inevitablemente a una de las mesas de bistrot exteriores. No puedo contener mis antojos.
La taberna prepara a las mil maravillas todas las tapas clásicas, desde pescado frito, alubias y calamares hasta pimientos asados, embutidos y almejas. Con su estilo de taberna marinera, el establecimiento expresa a la perfección la esencia culinaria española. A la hora en la que el sol se funde con el mar, disfruto de una panna cotta con pulpa de fruta y doy un último sorbo a mi copa de Ribas blanco.

El Tapas de Flanigan
Passeig de Mallorca, 20
07012 Palma de Mallorca
+34 971 67 90 17
www.eltapasdeflanigan.com

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

48 horas en Palma: tierra de poesía y luz

Es Trenc, la tierra indómita de Palma

19:30 – Mi estancia se termina. El avión de vuelta sale a las 13:30 mañana y solo tengo tiempo de pasear por última vez por esta capital cosmopolita, rodeada de bahías y calas secretas. Al sur de Palma, Es Trenc es el último gran arenal sin urbanizar de la región. Al amparo de las dunas y los pinos, algunos hombres y mujeres practican naturismo con total tranquilidad. Yo prefiero quedarme vestida.
Las aguas cristalinas bañan una gran extensión de arena blanca en la que se hunden las plantas de mis pies. Paseo por la playa durante largos minutos, quizás horas. Pierdo la noción del tiempo. El encanto de este entorno natural protegido se apodera de mis sentidos y, cuando el día empieza a apagarse dulcemente, me murmura al oído aquellas palabras de Joan Miró: «Mallorca es poesía y luz ». Y les prometo que volveré pronto.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

48 horas en Palma: tierra de poesía y luz

Cocina fusión en el Canela

20:30 – Antes de marcharme, improviso una cena de última hora en el Canela, con su bonita terraza de madera, su expositor con aires de tienda de ultramarinos y su comedor decorado como un bistrot parisino. Después de leer la suculenta carta, me decanto por la tempura de cangrejo acompañada de una ensalada especiada de melón dulce, antes de sucumbir al bacalao negro de Alaska con especias camboyanas. La melancolía de mi partida me acompaña hasta el postre, y devoro un semifrío de frambuesa y chocolate negro, que pone el broche de oro a esta magnífica estancia.

Canela
Carrer Sant Jaume, 13
07012 Palma de Mallorca
+34 971 71 03 14
www.canelabistro.es