48 horas en Roma: una escapada al paraíso latino

Publicado el 

48 horas en Roma: una escapada al paraíso latino

La trotamundos Alice Roman disfruta de una escapada de 48 horas a la ciudad de las siete colinas. Nos desvela su recorrido y sus nuevas direcciones favoritas, entre historia, gastronomía y la dolce vita italiana.

48 horas en Roma: una escapada al paraíso latino

Los tejados de Roma en el Hotel de Russie

Viernes, 18:15 h– La ventana de mi amplia habitación da a la barroca Piazza del Popolo, con su obelisco de Heliópolis, sus tres iglesias y sus dos fuentes. No cabe duda, estoy en Roma, a 300 metros de la Villa Borghese, tumbada un par de minutos sobre mi cama king size posando como la bella Paulina Borghese, la joven hermana predilecta del emperador Napoleón I, bajo el cincel de Antonio Canova. Ya en 1917, Jean Cocteau describía el Hotel de Russie como un «paraíso terrenal». Aquí, las habitaciones y los salones se visten con tonos delicados que descansan la vista, desde el azul verde hasta el arena marfil, con matices más sofisticados de amatista… En definitiva, un edén neoclásico neutro, con un mobiliario heterogéneo, que mezcla estilos con elegancia.

Hotel de Russie
Via del Babuino, 9
00187 Roma
grandluxuryhotels.com/hotel/hotel-de-russie

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

48 horas en Roma: una escapada al paraíso latino

Cóctel con un grande de la cocina italiana

18:45 h – Unos minutos para retocarme el maquillaje, cambiar las New Balance y los vaqueros por un bonito vestido primaveral, una rebeca y unos tacones y aterrizo en el elegante Stravinskij Bar para saborear un delicioso spritz, un cóctel preparado con Aperol (un aperitivo originario de Padua), prosecco y agua con gas. Es un honor para mí conversar de gastronomía con un monstruo sagrado de la cocina italiana, el flying chef de lujo Fulvio Pierangelini quien, asistido por Nazzareno Menghini, renueva la cocina del muy creativo Jardin de Russie. Las lilas ya florecen y cubren con su aroma la espléndida terraza.

Stravinskij Bar
Via del Babuino, 9
00187 Roma
www.roccofortehotels.com/es/hotels-and-resorts/hotel-de-russie/restaurant-and-bar/stravinskij-bar

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

48 horas en Roma: una escapada al paraíso latino

Ópera gastro-pop en el Romeo e Giulietta Bowerman

20 h – Esta noche, voy a probar el nuevo y muy esperado local de la chef con una estrella Michelin Cristina Bowerman, embajadora de la exposición universal de Milán en 2015. El Romeo e Giulietta, abierto desde el 13 de marzo de 2017, está situado en un impresionante espacio de 2 000 m2. Aquí descubro un antiguo concesionario que actualmente alberga un restaurante, una panadería y una heladería. La intriga de Shakespeare no reúne a los Montesco y los Capuleto, sino a California y los productos italianos. Cristina Bowerman, una romana de pelo rosa y cocinera fuera de lo común, es originaria de Apulia. Esta combinación nos sorprende con un rabo de buey, culís de apio y crumble de chocolate. ¡Un pop oxtail que hace honor a su nombre!

Romeo e Giulietta Bowerman
Piazza dell'Emporio, 28
00153 Roma

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

48 horas en Roma: una escapada al paraíso latino

Inmersión en el altar de la Paz Augusta

22:30 h – A orillas del Tíber, en el Campo de Marte, me encuentro frente al Ara Pacis (Altar de la Paz), construido entre el año 13 a. C. y el año 9 a. C. durante la era del emperador Augusto. Pocos monumentos logran transmitir tanto las creencias, los ideales y las ambiciones de una clase dirigente en el apogeo de su poder. Con un casco de realidad virtual, revivo su historia gracias al proyecto multimedia Ara Com'Era, una visita inmersiva y multisensorial en la que personajes y animales cobran vida en 3D para ilustrar con brío los orígenes de la Antigua Roma. Al volver a mi hotel, me imagino calzada con sandalias de perlas, enfundada en un vestido ceñido a la cintura y con caída hasta los pies, envuelta en un gran chal, la palla.

Museo dell'Ara Pacis
Lungotevere in Augusta
00186 Roma
www.arapacis.it

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

48 horas en Roma: una escapada al paraíso latino

Roma a medida 

Sábado, 9:30 h – Esta mañana me he propuesto descubrir dos de los talleres de artesanía más prestigiosos de la ciudad. A 15 minutos andando del hotel, Via Francesco Crispi, me adentro en la tienda de Marini, el famoso diseñador de zapatos.
Marini Calzature comenzó a despegar en plena edad de oro romana (años 50 y 60), calzando a Marcello Mastroianni, Gregory Peck en Vacaciones en Roma, Anna Magnani, Sergio Leone, Gianni Agnelli, Isabel II, el presidente de los Emiratos Árabes Unidos y Robert de Niro. Desde hace décadas, todo comienza aquí con un metro, un lápiz y un papel.
100 metros más lejos, entro en otro templo de la elegancia romana, el taller del sastre Gaetano Aloisio. Sus tres plantas exhiben la bella costura italiana en un universo ultraclásico dedicado a la alta precisión del estilo y de las medidas y con una clientela mayoritariamente extranjera. Toda la producción se realiza en la casa, con una plantilla de 25 personas. 

Marini Calzature
Via Francesco Crispi, 97
00187 Roma
marinicalzature.it

Gaetano Aloisio
Via di Porta Pinciana, 1
00187 Roma
www.gaetanoaloisio.com

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

48 horas en Roma: una escapada al paraíso latino

Comida callejera en la ciudad eterna 

11:30 h – En un cuarto de hora en taxi (o 30 minutos andando), se llega a este nuevo y joven templo de la comida callejera situado a lo largo del Tíber. El restaurante Pianostrada Laboratorio di Cucina, abierto el 13 de noviembre de 2016 por cuatro amigas, imparte clases de cocina. Aprendo a confeccionar la focaccia romana así como deliciosos spaghettoni (spaghetti de aspecto más consistente).
Una hora después, degusto el auténtico sabor de Roma con recetas tradicionales reinterpretadas e ingredientes de incomparable frescor.

Pianostrada Laboratorio di Cucina
Via delle Zoccolette, 22
00186 Roma
pianostrada.parquedacidade9.co

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

48 horas en Roma: una escapada al paraíso latino

Paseo a orillas del Tíber

14 h – Al salir del restaurante, bajo hacia los muelles (a la altura del puente Sisto) para descubrir la obra efímera del artista sudafricano William Kentridge, quien ha decorado las orillas del Tíber. Más de 80 personajes, algunos de hasta 10 metros de altura, se extienden a lo largo de 500 metros y recuerdan la historia de la ciudad desde los mitos de la Antigua Roma hasta la época actual. Los Triunfos y Lamentos de Roma (el título de la obra) asocian cada triunfo a un dolor porque, detrás de cada victoria, alguien sale derrotado. Del asesinato de Remo por Rómulo al de Pasolini, los ahogamientos de inmigrantes al norte de Lampedusa... La sencilla técnica del stencil permite revelar la huella del dibujo efímero (nuestra memoria) sobre la ciudad eterna. De aquí a cuatro o cinco años, la obra desaparecerá, cubierta por la contaminación.

«Triunfos y Lamentos de Roma»
Piazza Tevere
00186 Roma

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

48 horas en Roma: una escapada al paraíso latino

El efecto Olivetti en la CasaCau 

15 h – Después de este constructivo paseo a orillas del Tíber, es hora de regresar al Hotel de Russie. Tras una noche en este maravilloso hotel, me mudo a la CasaCau, en las inmediaciones de la Fuente de Trevi. Tengo suerte, el Right Corner Apartment del segundo piso está libre. Me decanto por esta opción, con sus 49 m2. El lujo, es espacio: su amplio cuarto de baño con baño turco y, sobre todo, la reproducción de una parte del fresco de Villa Livia, un locus amoenus («lugar idílico») en el cabecero de la cama me permitirán disfrutar de una placentera noche de sueño. Una máquina de escribir Olivetti preside la mesa del salón. Me encuentro sumergida de lleno en la intriga de La modificación de Michel Butor, premio Renaudot de 1957 y apóstol del «nouveau roman» (nueva novela). No me dejo llevar por el vértigo interior del personaje, quien transgrede, en Roma, la frontera de la realidad hacia la ficción. Rápidamente, vuelvo a salir para contemplar los frescos de la villa Livia, la de verdad. 

CasaCau
Via in Arcione 94
00187 Roma
casacau.com

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

48 horas en Roma: una escapada al paraíso latino

Ninfeo subterráneo de la villa Livia 

17 h – Muy cerca de la Piazza della Repubblica, en el recinto del Palazzo Massimo alle Terme, reina el museo arqueológico de Roma (edificio del siglo XVI reconstruido en el siglo XIX). Subo de cuatro en cuatro los peldaños de la escalera hasta la segunda planta y me dirijo a la sala dedicada a este famoso ninfeo subterráneo de la villa Livia. El fresco, que data de los años 40 a 20 a. C., de tipo trampantojo, presenta tras una fina balaustrada de caña una pintura paisajista en cuya profundidad resplandece la magnificencia de un jardín sobre las cuatro paredes de la sala. Aquí, bajo el azul del cielo, se dan cita todas las estaciones, habitadas por algunos pájaros que picotean las frutas. En este universo poético de tamaño real, está muy presente el laurel, necesario para vencer y celebrar la victoria. Sentada frente al fresco, sintiendo casi la frescura del jardín, detallo sus elementos botánicos. Me siento absorbida por este paisaje, sin duda dedicado a Venus, desprendido de las paredes ciegas y subterráneas de la villa de Livia y conservado aquí desde 1951. ¡Una auténtica obra maestra! 

Palazzo Massimo alle Terme
Muzeo Nazionale Romano
Largo Villa Peretti, 67
00185 Roma

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

48 horas en Roma: una escapada al paraíso latino

El sabor de Nápoles en Roma

19:30 h – Se dice que todos los caminos conducen a Roma, ¡pensando sobre todo al de Cinecittà! Muy cerca de esos legendarios estudios, en un barrio un poco alejado del centro, es donde he quedado con una amiga de origen napolitano, Raffaella, para cenar juntas en la pizzería Loffredo. Aquí, el ambiente es siempre alegre y acogedor, y la pizza deliciosa, como en Nápoles , me asegura ella. Más tarde, degustaremos en el apartamento una copa de Frascati, el mejor vino blanco del Lazio. Un detalle de la conserjería de la CasaCau, famosa por sus delicadas atenciones.

Pizzeria Loffredo
Via Vestricio Spurinna, 53
00175 Roma
www.pizzerialoffredo.com

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

48 horas en Roma: una escapada al paraíso latino

Stazione Termini con De Sica

Domingo, 12 h – Es hora de hacer las maletas y pensar en la vuelta. Por primera vez, al salir de Roma, decido utilizar el transporte público para disfrutar de un pequeño viaje cinematográfico. Por tanto, desde la Via in Arcione pongo rumbo a la parada de autobús. Como Jennifer Jones en Estación Termini de Vittorio De Sica (1953), tomo el 85. Nueve minutos más tarde, desembarco en la estación Roma-Termini para llegar al aeropuerto (situado a unos 30 kilómetros) en solo 30 minutos gracias al Leonardo Express.
Me encanta la larga marquesina de la estación italiana más concurrida, muy años cincuenta   , diseñada por los arquitectos Montuori y Vitellozzi, que ofrece un impresionante contraste con el aspecto rectilíneo del edificio. Los romanos la bautizaron como el «Dinosaurio». Estoy ahora en las mismas disposiciones que Jennifer Jones, atormentada por su amor hacia un guapo italiano (Montgomery Clift en la película de De Sica). Bajo las nervaduras de hormigón de la marquesina, me encuentro en el vientre de la serpiente, debiendo abandonar la ciudad eterna, y sin embargo tan deseosa de quedarme…

Estación de ferrocarril de Roma-Termini (Stazione di Roma Termini)
Piazza dei Cinquecento, 1
00185 Roma
www.romatermini.com