La Bottega del Marmoraro: una curiosidad en la calle de los artistas​

actividad insólita - patrimonio
La Bottega del Marmoraro: una curiosidad en la calle de los artistas​

En este callejón, que bien merece una visita, se esconde la tienda-taller del apasionado y apasionante Sandro Fiorentini, artesano marmolista. ¡Grabe sus recuerdos en el mármol!

Hay lugares insólitos que hacen honor a su nombre. Es el caso de la Bottega del Marmoraro, en Via Margutta. Encontrarla no es tarea fácil. Para ello, tendrá que recorrer esta frondosa calle, históricamente vinculada con la vida artística romana.

En ella conviven artesanos, restauradores de arte y anticuarios, dignos herederos de quienes, en el Renacimiento, llegaron desde Europa con el propósito de estudiar el arte antiguo y se establecieron aquí, atraídos tanto por la quietud del entorno como por las ventajas fiscales concedidas por el papa Paulo III a sus residentes. Con un poco de suerte se topará con el fantasma de Picasso. El artista vivió en un taller cercano, igual que lo hicieron Truman Capote, en el n.º 33, y Fellini, en el n.º 110... En el n.º 53, se encuentra la diminuta tienda-taller de Sandro Fiorentini, que no dudará en abrirle sus puertas. Está cubierta de arriba abajo con tablas de mármol en las que figuran grabados aforismos en latín o en italiano.

Por unos quince euros, Sandro grabará las palabras de su elección, respetando la técnica de cincelado tradicional. Llévese una huella indeleble de su estancia romana grabada en el mármol, además de sus propios recuerdos.

Bottega del Marmoraro
Via Margutta, 53
00187 Roma

Tel.: +39 06 320 7660