Chamonix o el espectáculo perpetuo y glorioso de la naturaleza

descubrir el entorno
Chamonix o el espectáculo perpetuo y glorioso de la naturaleza

En verano como en invierno, la estación muestra sus tesoros para el deleite de los apasionados del alpinismo y los amantes de la naturaleza.

A poco más de una hora de Ginebra, el valle de Chamonix, dominado por el legendario Mont Blanc, constituye un lugar de evasión en el que sentirá toda la intensidad apenas llegue a la pequeña ciudad homónima. El silencioso Mont Blanc y sus 4810 metros de rocas, nieve y hielo imponen un estado de ánimo: el de la pasión por la montaña, su respeto y su ética.
Para coger altura, los amantes de las emociones fuertes toman los remontes mecánicos o el pintoresco ferrocarril de cremallera: el impresionante mar de hielo parece fluir pacíficamente en medio de las montañas rocosas, la Aiguille du Midi domina el vacío, mientras que el glaciar de Bossons ciega con su belleza. Los entusiastas del senderismo partirán al descubrimiento de los lagos de montaña, estas joyas entre cielo y tierra, o se aventurarán por senderos perfumados con el aroma de los abetos.
Quienes deseen llevarse consigo un recuerdo encontrarán también de qué alegrarse en Chamonix: una gran variedad de tiendas de las marcas más lujosas, pero también galerías de arte y artesanía jalonan las calles peatonales de la estación.

Oficina de Turismo de Chamonix
85, place du Triangle de l'Amitié
74400 Chamonix-Mont-Blanc

Tel.: +33 (0)4 50 53 00 24

www.chamonix.com/mont-blanc/es