El Janículo: Roma vista desde lo alto

imprescindible
El Janículo: Roma vista desde lo alto

Tomando la Via Garibaldi, desde el barrio de Trastévere, llegará al Janículo, la «octava colina de Roma», donde podrá disfrutar de fantásticas vistas a toda la ciudad.

Excluida sin razón de la lista de las míticas siete colinas de Roma por su situación geográfica (al oeste del Tíber, fuera de las murallas de la Antigua Roma), el Janículo se burla de sus ilustres rivales ofreciendo la panorámica más bonita de la ciudad. En este antiguo lugar de culto al dios Jano ya no se toman auspicios, sino que se viene a disfrutar de una vista panorámica, que le dejará sin aliento.
Aquí podrá contemplar el despliegue de belleza que ofrece la ciudad. Un mar de cúpulas se extiende ante sus ojos. ¿Sabrá reconocerlas? Están las grandiosas, la de San Pedro y del Panteón; otros apenas más modestas, como la de Santa María de Loreto, de San Carlos en el Corso y de Santa Inés en Agonía... Resulta imposible contarlas todas. Un cañonazo, que puede oírse hasta el Panteón, señala las doce del mediodía. Sirve para sincronizar los relojes de todos los campanarios de la ciudad que, en señal de agradecimiento, ofrecen un repique de campanas al unísono. Un consejo: vuelva a la puesta del sol, el espectáculo es aún más bello.

El Janículo
Via delle Fornaci 270
00165 Roma