Fontana di Trevi, fuente de la ciudad

imprescindible patrimonio​
Fontana di Trevi, fuente de la ciudad

Construida en el siglo XVIII por Nicola Salvi, esta fuente barroca, una de las más grandes de Roma, es el lugar más emblemático de la capital italiana.​

No podrá darse el lujo de un voluptuoso baño nocturno como el de la actriz Anita Ekberg en La Dolce Vita de Fellini. La policía se lo prohibirá. En cambio, gracias a la multitud de turistas que acuden a visitarla cada día, seguramente tendrá más posibilidades de salir en una foto que el pobre Gregory Peck. En la película Vacaciones en Roma, el actor trataba en vano de conseguir una cámara de fotos para inmortalizar el corte de pelo de Audrey Hepburn.

Sea como sea, no puede dejar de visitar esta fuente emblemática, típica del barroco. Está formada por un monumental estanque y un inmenso frontón esculpido que representa al dios Océano en su carro jalado por dos caballos, metáforas del mar, a ratos tranquilo, a ratos agitado. Se dice que quien arroja una moneda al agua de la fuente, con la mano derecha y de espaldas a esta, asegura su regreso a la Ciudad Eterna. ¡Anímese! De esta forma estará contribuyendo sin saberlo a las obras de caridad de la ciudad que, con el millón de euros recaudados aquí cada año, ayuda a los más necesitados.​

Fontana di Trevi
Piazza di Trevi
00187 Roma