La Puerta del Sol: trazos del pincel de Goya

explorar
La Puerta del Sol: trazos del pincel de Goya

La Puerta del Sol es el kilómetro cero de las carreteras españolas y el símbolo del Dos de mayo.

Todo comienza en la Puerta del Sol: tanto las carreteras españolas como el levantamiento del pueblo de Madrid contra la ocupación francesa el 2 de mayo de 1808, inmortalizado por el pincel romántico de Goya —puede visitarlo en el Prado—, que marca el inicio de la guerra de la Independencia española. El cuadro El dos de mayo de 1808 en Madrid, también conocido como La carga de los mamelucos en la Puerta del Sol, forma un díptico junto con El 3 de mayo en Madrid (o Los fusilamientos), que representa la ejecución de los insurgentes por parte de las tropas francesas.

La Puerta del Sol, hoy parcialmente peatonalizada, ha perdido el adorno del sol que le confería su nombre, pero conserva la famosa señal luminosa de los vinos Tío Pepe, encaramada en lo alto de un edificio, y la escultura del oso y el madroño, obra del villenense Antonio Navarro Santafé (1906-1983) y símbolo de la ciudad. Sigue siendo un lugar histórico en el que el pueblo se sigue manifestando por la democracia. La plaza es sobre todo el punto de reunión perfecto para salir a descubrir las estrechas y sinuosas callejuelas de la villa de Madrid.