Los "hutongs", el encanto de la incomodidad

actividad insólita
Los

Un paseo para descubrir el Pekín más auténtico e inmutable.

Caminar por el casco viejo de Pekín le permitirá conocer a una población auténtica, que ríe y bromea alegremente, ya que los pekineses son por naturaleza alegres y despreocupados. No hay que olvidar que las viviendas tradicionales chinas carecen de comodidad; estas se componen, por norma general de algunas habitaciones articuladas en torno a un patio común, por el que se transita para ir de un lugar a otro.
Por esta razón, los habitantes tienen la costumbre de hacer su vida en la acera, donde hablan con los vecinos, comen algún bocado, lavan la ropa o simplemente observan el espectáculo que les brinda la ciudad. Los viejos de la esquina de la calle le mirarán de arriba a abajo sin vergüenza, dispuestos a entablar una conversación o a jugar una partida de mahjong. La vida cotidiana renace en los hutongs (redes de callejuelas antiguas) para el deleite de lugareños y turistas.
Perderse en este laberinto de callejones sigue siendo la mejor manera de comprender lo que podríamos denominar el estilo de vida chino.